Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 10 de junio de 2011

Capitulo 9

Capitulo 9:Problemas
Al rato una luz azul les cegó, Veleen estaba allí de nuevo.
-Hola compañía, Jack tenemos que irnos, Gysak, lleva a los demás al templo del bosque, vamos Jack haz un portal, te esperare el viernes en tu casa, claro que, el viernes en S VII-Dijo Veleen autoritario.
Jack hizo un portal mientras los otros hablaban de los futuros planes, una vez hecho se metió dentro. Al instante estaba en ese antiguo campanario del minarete en Dair Park. Miro el reloj de pulsera y vio que solo habían pasado tres horas desde la última vez que estaba allí, unos gritos de batalla se escuchaban abajo. Jack miró hacia abajo asomándose por la barandilla. Una enorme batalla se libraba abajo, un enorme grupo de milicianos de la antigua Sevilla atacaban con explosivos incendiarios caseros y con armas balísticas, eran muchos, el ejercito, se cubría tras las paredes de la catedral eran un grupo muy reducido pero sus armas eran mejores. Mientras miraba el cielo nocturno del cual solo se veía una tenue luna detrás de esa espesa capa de contaminación, Jack, pensaba en como bajar y pasar sin ser visto. No sabía qué hacer.
Jack cogió su rifle y su pistola, y empezó a bajar la rampa. Tardo al menos quince preciosos minutos en bajar. Una vez abajo, Jack, abrió la puerta con sigilo y se deslizo hacia la cámara principal de la catedral, desde ese punto alcanzaba a ver la puerta a la que tenía que llegar. Apostados en una barricada sobre un enorme agujero en la gruesa pared, había al menos, veinte soldados del ejército. Jack empezó a caminar por detrás de los soldados intentando no ser visto, ni oído. Al fin llego a la puerta y con gran sigilo atravesó la puerta. Se encontraba ante una calle ancha, rodeada por edificios metálicos, al fondo vio la puerta abierta del piso por donde entraron a Dair Park.
Unos gritos por su espalda le asustaron mientras se dirigía hacia su escapatoria, Jack giró la cabeza y una bala le paso algo por encima del pelo, los milicianos sabían de su presencia allí, pero no iban vestidos como milicia sino como asesinos, llevaban gabardinas y chaquetas de cuero, portaban armas balísticas como subfusiles y pistolas, uno de ellos llevaba la insignia de Voltec en el pecho. Eran mercenarios de Voltec, venían a por Jack y a por la llave.
Jack se escondió tras unos escombros, eran cinco hombres contra él, pero el al menos tenia mejores armas y una mejor posición, quizás podría vencerlos.
Oculto en su posición, Jack, recibía las balas del enemigo, armándose de valor saco un brazo con su rifle y empezó a disparar a bocajarro, al quinto disparo un tremendo y desgarrador grito de dolor se alzó desde la garganta de uno de los oponentes, lo que indicó que Jack había eliminado a uno de los cinco. Una bala rozó el hombro izquierdo de Jack, solo fue una pequeña rajita, pero ardía como si el demonio mismo estuviese echando su ardiente aliento sobre la herida. Jack siguió disparando y acertó a dos más, tres eliminados, dos en pie. Jack se levantó de su escondrijo y disparo a los enemigos que le quedaban, elimino a uno, el otro le disparo a una pierna y Jack cayó.
Desde el suelo le dio en el cuello al último hombre. La pierna le sangraba y le dolía, no era nada grave, pero le costaba andar. Apoyando sé en el rifle a modo de muleta, consiguió al fin, salir de Dair Park. Pasaron los largos y tediosos minutos en ese paramo desolado, cuando al fin, llego a la estación de Dairfield.
Jack cogió el primer tren que salía hacia Venice, gastó todos los pocos créditos que le quedaban en el bolsillo. Mientras miraba la oscuridad del túnel por el que iba el tren, Jack cogió su teléfono móvil y llamó a John.
-Hola John, ya he vuelto, ¿Dónde estás?
-Hola macho, estoy en Estados Unidos, si tío es la leche, estoy en el país que ha conquistado medio mundo, jeje. Veleen me dijo que te esperaría en casa, yo estoy aquí con un nuevo compañero, se llama Tron, Veleen te explicara todo lo que tienes que saber, ¿ok? Adiós-Se despidió John.
-Espera,…-Dijo Jack, pero John ya había colgado.
Las largas horas pasaron en ese aburrido y andrajoso vagón. Las sillas estaban la mayoría ``graffitedas´´, parte del suelo estaba descolchado, del techo colgaban unas lámparas rotas y antiguas, había muy poca gente en el tren, ya nadie se acercaba a Dair Park, a parte de una anciana envuelta en una manta y un gordo que mascaba chicle, no había nada ni nadie más interesante en el vagón.
Las horas pasaron y al fin el tren se detuvo en la estación de Venice, Jack bajo apresurándose. Una vez salió de la estación, se dirigió a toda prisa hacia su casa, ya hacía tiempo que había amanecido, de hecho ya estaba entrando la tarde. Al rato llego a su casa. Un hombre con un smoking azul, botas blancas, gafas de cristales tintados y pelo blancuzco le esperaba leyendo en un banco cercano a su residencia.
-Hola Veleen, bonito conjunto-Dijo Jack mientras expulsaba una enorme bocanada de aire,
-Jeje, lo compre en el centro de Venice, a mí también me gusta, bueno, hola de nuevo Jack-Dijo a modo de saludo el anciano.
-Vale, estoy aquí, después de casi acabar muerto, aquí estoy, ¿Qué me tienes que contar?-Dijo Jack señalando los agujeros en el hombro y la pierna.
-Siento mucho que hayas tenido que pasar por eso-Con un movimiento de la mano cerró los agujeros de Jack, la magia era magnifica-. Ya sé dónde está el último fragmento, está en Estados Unidos, creo que en la estatua de la libertad, ya te lo diré una vez que estemos allí, nos esperan Jack y Tron, tu nuevo compañero. Tron te caerá bien, es muy buena persona y un buen hacker, es un poquitín arrogante pero, nada.
-Vale, a Estados Unidos, si te soy sincero, no quiero seguir viajando, agradecería que me transportases-Dijo Jack.
-Perfecto.
Dicho esto Veleen se agarró a Jack y ambos se transportaron a un ajado piso de soltero.
-Hola-Saludo John mientras abrazaba a su amigo.
-Hola John-Dijo Jack-. ¿Qué sitio es este?
-Esta es mi casa, soy Tron-Dijo un muchacho de pelo negro, llevaba unas gafas tintadas, una perilla decoraba su mentón, poseía una nariz aguileña y era delgado y fibroso, vestía una chupa vaquera y unos pantalones vaqueros.
-Hola Tron, encantado, bueno ya tenemos cuartel general en Estados Unidos. ¿Esto es Nueva York?
-Sí lo es, para ser más claros, esto es Brooklyn, y creo que nuestra misión es en la Liberty Island, así que bueno, es buena posición-Dijo Tron con una voz potente y cavernosa.
-Sí que lo es Tron, tenéis que entrar en la estatua y conseguir el fragmento de la llave, se encuentra en su antorcha, os doy un día para organizaros, mañana por la noche lo llevareis a cabo, ahora tengo que ponerme en marcha, la mañana del Viernes estaré aquí, el trabajo que nos queda en S VII es corto, vamos-Dijo Veleen e inmediatamente se esfumó.
-Vale, tenemos un maldito día-Dijo John algo nevioso.
-Tranquilos, desde que Veleen dijo lo de la estatua e ideado un gran plan, lo sé, soy un genio-Dijo Tron con algo de chulería.
-Vale, genial, pero si no te importa, estoy sediento-Dijo Jack.
-Tranquilo-Dijo John mientras le lanzaba una cerveza.
Jack la abrió y empezó a beber a grandes sorbos.
-Vale, os explicare el plan.
-Bien, vamos-Dijo Jack dándole un último sorbo a la cerveza.
-Genial, he pensado un plan, y si lo he pensado yo es que no puede fallar-Dijo Tron mientras sonreía-. Es sencillo, yo cortare la luz de la estatua, y a ser posible de toda la Liberty Island, vosotros os tenéis que infiltrar en la estatua y  llegar hasta la antorcha, una vez allí no sé que pasara, pero bueno, es un plan con unos buenos cimientos.
-Sí, lo es la verdad, pero necesitamos armas, y sigilosas a ser posibles-Dijo John.
-Tranquilos hermanos, Tron lo tiene todo controlado, tenéis dos pistolas de 10mm con silenciador y un subfusil de 25mm con silenciador y mirilla, tengo contactos-Dijo Tron mientras alzaba la cabeza.
-Genial, mañana por la noche lo llevaremos todo acabo, mientras saldremos por Nueva York, ¿no?-Dijo Jack.
-Lo siento tío, no puedes salir, La Iglesia de Voltec es más fuerte aquí que en cualquier otro lugar, no podemos arriesgarnos-Dijo John apoyando una de sus manos en el hombro de Jack.
-Vale.
-Nosotros tenemos que salir Jack, tenemos que ir a comprar equipamiento para mañana. El baño está ahí por si quieres darte una ducha-Dijo Tron mientras señalaba una puerta situada en un pasillo.
La puerta se cerró tras los dos muchachos dejando a Jack solo. Jack miro hacia donde estaba el baño, antes de entrar a ducharse, probó las demás puertas, estaban todas cerradas, al no poder hacer otra cosa activó el agua caliente y empezó a quitarse la ropa. Mientras el agua de la ducha caía sobre su cuerpo, Jack, pensaba en todo lo que le deparaba el futuro. ¿Qué sería  de su vida?¿Moriría antes de acabar esa aventura?¿Donde se quedaría al acabar todo eso?¿Arcaria o S VII?
De repente un enorme dolor de cabeza empezó a aquejarle. Recién salido de la ducha, se enfundo en una toalla y se dirigió al salón, puso la televisión y empezó a cambiarse. La tele no decía nada interesante, los comunistas chinos habían acabado con una base de los estadounidenses, unos quinientos muertos, una estrella de cine había tenido un hijo nuevo. Aburrido, Jack se tumbo en el sofá(muy cómodo por cierto) e inmediatamente se quedo dormido.
Los sueños le envolvieron. Estaba en una ciudad masacrada, las casas que anteriormente tuvieron una piedra de color marrón estaban ahora derrumbadas e incendiadas, unos gritos y tambores de guerra sonaban cercanos. Jack siguió caminando por una calle en llamas hasta llegar a lo que fue antes del asalto que se había llevado a cabo, un gran mercado, al final del mercado había unos pocos hombres armados ofreciendo una resistencia desde la escalinata de un templo, entonces Jack lo supo, estaba en Blaan. La ciudad estaba siendo atacada, por orcos, trasgos, goblins(un tipo de orco, más inteligente y más pequeño su piel es muy morena), ogros y ogoblins(una malvada mezcla entre orcos y goblins, estos son más altos, fuertes e inteligentes que los orcos normales, también son más morenos por lo cual resisten mejor una prolongada exposición al sol). Ese enorme ejército de criaturas atacaban a un grupo de unos cincuenta hombres. Desde la escalinata uno de ellos empezó a lanzar contra el enemigo bolas de fuego y escarcha, estos poderosos hechizos sembraron el caos, el miedo y la ira entre el enemigo, mientras una gran lluvia de hechizos caía sobre el enemigo, lo humanos empezaron a organizarse, lanzas con escudos delante, espadas en medio y arcos detrás, con esta formación se tiraron contra el enemigo con valor y fuerza. Los dos ejércitos empezaron a luchar entre sí, las flechas silbaron y los metales entre chocaron, los escudos se quebraron y las lanzas se rompieron, los cuerpos muertos y sin vida cayeron al suelo haciendo un extraño piso de acero y carne. El ejercito que asaltaba Blaan superaba a los hombres, eran muchos. Los hombres intentaban combatir, pero apenas resistían, a pesar de tener mejores armas los asaltantes les vencían, y uno a uno, fueron cayendo hasta que solamente quedaba ese anciano hombre que lanzaba eso terribles hechizos a diestro y siniestro. Jack miró fijamente al anciano, de lejos no lo reconocía pero, se parecía a Veleen, entonces el anciano creó un escudo de energía por el cual no podían pasar los enemigos. El misterioso anciano giró la cabeza hacia Jack y le guiño un ojo, entonces, con un intenso y deslumbrante rayo azul se convirtió en un dragón, un dragón enorme, de un color azul zafiro, unos ojos azules también, centelleaban de ira en unas cuencas rodeadas por escamas, dos tremendas alas dentadas de un color azul grisáceo, es extendían desde el cuerpo musculoso del tremendo dragón que no hacia ni dos minutos era un simple anciano envuelto en una capa ajada por el tiempo. Entonces Jack despertó.
-Hola dormilón-Dijo John entrando en el apartamento acompañado de Tron.
-Hola amigos, ¿Qué tenemos que hacer ahora?-Pregunto Jack despertándose.
-Pues esperar a que llegue el viejo y después hacer lo que sea, Veleen me dijo que si no venia antes de las veintitrés cero cero exactamente, nos largásemos-Dijo Tron-Ya os explique el plan, yo desconecto la corriente y ustedes se infiltran.
-Eso aremos, pero, hemos preparado una cosilla, ahora en vez de entrar, nos dejaremos caer desde un avión-Dijo John.
-Vale, uff… Vale, otra vez a las alturas-Dijo Jack con un aspecto cansado-Anda dadme algo que me despierte.
Una vez dicho esto Tron le tiró una cerveza, él prefería el hidromiel, pero eso no existía en S VII.
El resto de la tarde transcurrió tranquila mientras Jack les contaba sus aventuras por Arcaria.
Eran más de las diez y Veleen no llegaba, los muchachos ya se preparaban para salir, Tron preparaba su ordenador, John cogía un par de pistolas de 10mm y un subfusil automático y Jack cogía una navaja, una pistola y el rifle laser. Las once llegaron y Veleen no apareció, así que se prepararon para salir.
-John, coged el ascensor hasta el ático, ahí estará el helicóptero, mientras yo apagare las luces, vamos, vamos ¡Vamos!-Dijo Tron.
-OK-Respondió John por unos pequeños micros que llevaban colocados en la oreja.
Los dos amigos salieron a un rellano muy ajado y sucio e inmediatamente montaron en un ascensor muy cutre de color oro, John marco el piso del ático. Al cabo de un minuto estaban arriba, un cielo contaminado y sin estrellas se alzaba sobre ellos como una misteriosa capa. Allí en el tejado había un helicóptero sin piloto, Jack supuso que lo comandaría un droide programado. Los dos compañeros entraron en el helicóptero e inmediatamente se puso en marcha. Jack miró a Nueva York desde ese punto pero solo se veían los picos de los grandes rascacielos. Al cabo de un rato se avistaba la Liberty Island desde ahí arriba, Jack y John se prepararon para saltar. La voz del robot que controlaba el aparato dijo ``Ya pueden saltar´´ y en ese preciso instante las luces de la estatua se apagaron, Tron había hecho un buen trabajo, entonces Jack y John saltaron. El aire frio penetro en el traje de neopreno de Jack, por suerte su cara estaba preparada para resistir ese aire. Se aproximaban a la antorcha y entonces abrieron sus alas, casi como si fuesen por raíles se dirigieron a la antorcha directamente. Los dos amigos llegaron a la antorcha, la estatua lucia muy hermosa desde ahí arriba. Jack escaló un poco más hasta la punta, y se preparo para coger la llave, pero no estaba ahí, era imposible, habían visto por medio de unas imágenes captadas por un potente satélite la llave, pero ahora no estaba, era muy raro entonces:
-Chicos tenemos un problema, el sistema desde el cual se encienden las luces de Liberty Island están ahí arriba, maldición nunca pensé que estuviesen ahí arriba-Dijo la voz de Tron a través de las radios.
-Pues nosotros sí que tenemos un gran problema, no está la llave y sospecho que la tiene Voltec, maldición-Dijo Jack.
-Vale, después nos preocupamos de eso, ahora tenéis que escapar de allí y rápido, se acercan unos soldados y vendrán más, tendréis que bajar, o al menos resistir hasta que programe el dron del helicóptero para que vuelva-Dijo Tron por la radio.
-Bien, Jack baja de la antorcha poco a poco, resistiremos aquí-Dijo John mientras bajaba.
Después de una bajada de infarto, Jack y John prepararon sus armas.
-Chavales vienen dos, pero hay más, si en unos cinco minutos no está la luz bien, vendrán más, estad alertas por favor-Dijo Tron por la radio.
-OK, Jack prepárate, yo me encargare de estos con el subfusil.
-Genial, yo me pondré aquí detrás, por si vienen más-Sentenció Jack mientras se posicionaban. Unos pasos se escucharon detrás de una puerta metálica desde la que se accedía al interior de la estatua, entonces la puerta se abrió, dos hombres armados con pistolas de 9mm y linternas se acercaban, con sigilo, John, abrió fuego contra ellos, casi al instante dos inaudibles disparos acabaron con la vida de esos guardias.
-Bien hecho, pronto subirán mas-Dijo la voz de Tron desde la radio.
-OK-Respondieron John y Jack.
Los dos amigos seguían en sus posiciones, Jack comprobaba su rifle laser una y otra vez mientras John jugaba con sus pistolas. Una voz difuminada salió de los cuerpos.
-Ray, Socker, ¡¿Y la puta luz?! Ray,… Socker,… Responded, oh, ¡mierda!-Dijo una voz muy difuminada desde la radio de uno de los guardias-Vamos para allá, resistid, si es que seguís vivos.
-Mierda, se dirigen cinco hombres hacia vosotros, se quedan diez abajo, tened precaución-Dijo Tron.
-Vale, Jack prepara el rifle-Dijo John.
-Sí, intentemos no armar ruido-Dijo Jack.
Al rato unos apresurados pasos se escucharon desde la puerta que daba a las escaleras.
-¡Rápido Jack, cierra la puerta!-Gritó John.
Jack corrió hacia la puerta y raudamente la cerro y la atranco con una barra de hierro que la cruzaba horizontalmente.
-Les costara pasar-Dijo Jack mientras se retiraba a su posición.
Entonces se escucharon unas voces provenientes de detrás de la puerta, estaban pidiendo ayuda a gritos.
-Chicos, no sé que habéis hecho, pero se acerca todo el regimiento hacia vosotros, suerte que el helicóptero está en camino, tenéis que resistir dos minutitos más-Dijo Tron.
-Genial, voy a darles un regalito-Dijo John mientras se acercaba a la puerta de hierro con un artefacto redondo y plateado en la mano.
-¿Qué haces John?-Preguntó Jack.
-Estoy colocando una bomba trampa, derribara la entrada y no podrán pasara a esta zona en un tiempecito-Dijo John riendo.
-Vale haz lo que quieras pero hazlo rápido, creo que ya veo el helicóptero.
-Ok, ya esta-Dijo John.
Un circulo de metal brillaba en la puerta, dicha bomba empezó a emitir un ruidito, pi,… pi,… pi,… pi,… piiii,… y entonces estallo convirtiendo la puerta en un amasijo de escombros y metales. Un ruido de hélices saco de su ensimismamiento a Jack y a John, el helicóptero había llegado al fin. Los dos muchachos se subieron al helicóptero y volvieron hacia Brooklyn.
Al rato llegaron al rascacielos, los muchachos se metieron en el ascensor y marcaron la planta de Tron, él les esperaba con la puerta abierta.
-Entrad, vamos-Dijo Tron.
Los tres compañeros entraron y se sentaron al sofá.
-Decidme, ¿Qué ha pasado?
-No sabemos Tron, no estaba el fragmento, no sé qué ha pasado-Dijo Jack algo alicaído.
-Bueno, tendremos que esperar a Veleen para que nos explique todo, ahora a descansar, Jack, tu duermes en el sofá-Dijo John.
Tron y John desaparecieron por el pasillo hablando de lo sucedido en la estatua mientras Jack se tumbaba sobre ese sofá. Estaba muy cansado, al rato se durmió y empezó a soñar.
Se encontraba en una sala de paredes y techo metálicos, se encontraba en una pasarela de metal sobre una caída sin fin, las paredes metálicas caían y caían hasta perderse en la oscuridad, unos focos pegados a unas barandillas iluminaban la pasarela, detrás de Jack una puerta metálica cerrada a cal y canto le separaba de otra sala similar, al fondo de la estancia una puerta abierta daba a un balcón de mármol desde el que se veían las estrellas, pero lo más extraño de la sala estaba en el centro de la pasarela, una enorme cámara de metal con cristales blindados, inundaba de humo toda la estancia, era una cámara de incubación, ahí dentro había algo o… alguien. Jack se acerco con cuidadosos pasos a la cámara y miro a través del cristal, no se veía nada, el cristal estaba empañado. Jack se dispuso a abrir la cámara, primero lo intento por medio de la fuerza, pero su esfuerzo fue en vano, siguió intentado abrirla hasta que encontró un panel de mando, inmediatamente cogió el panel pulso el botón que, en teoría, debía de abrir la cámara. La cámara se abrió con un sonido chirriante y el humo inundo la sala, una vez se fue el humo Jack se acerco a mirar, un hombre viejo y desnudo estaba ahí dentro, presentaba un aspecto cadavérico y deteriorado, una mascará ocultaba su rostro y le mantenía con vida mientras la cámara estuviera activa, un pelo gris y largo salía de la parte de arriba de la mascará, la visión de ese cuerpo, que a pesar de seguir vivo, estaba más muerto que vivo, horripilo a Jack tremendamente, entonces armándose de valor, retiró la mascará de la cara, Jack se quedo asombrado con su hallazgo, ese cuerpo casi muerto, era Veleen. Veleen abrió los ojos lentamente, y al ver a Jack su cadavérica boca dibujo una sonrisa en sus labios.
-Hola muchacho-Dijo con una voz extrañamente clara.
-¿Veleen?-Dijo sorprendido Jack.
-Sí, soy yo, te explicaría que es esto pero es muy complicado, tienes que ir a Arcaria, te prometo que te lo explicare todo, quiero que partas a Arcaria inmediatamente, deja una nota a Tron y a John y ve a Arcaria, puedes hacer un portal en la esquina este de la azotea rápido-Dijo la voz de Veleen mientras la visión de esa sala se iba de la mente de Jack.

No hay comentarios:

Publicar un comentario